No hay un alimento más apetecido en Navidad que el buñuelo. Verlo salir de una paila caliente, oloroso a queso sobre una bandeja metálica es una de las tentaciones más irresistibles para un colombiano en diciembre. Pero no solo es el sabor. El buñuelo perfecto es una mezcla de arte culinario y ciencia. Su preparación puede ser un verdadero placer, pero también un gran desastre, si no se tiene el conocimiento previo de su confección. Llegar a crear una esfera dorada perfecta, de superficie rígida, que en cuyo interior se desgaje una masa esponjosa, es mezclar el virtuosismo de la buena cocina popular, con las leyes de la propia física. Semana.com le enseña, a través de este infográfico, a hacer un buñuelo de las mejores características.

El éxito de la mezcla

Es muy importante amasar suficientemente la mezcla, de modo que no quede ningún grumo. Tiene que quedar fina, suave. No es recomendable preparar la masa con demasiadas horas de anticipación. Entre más fresca esté, muchísimo mejor.

¿Cuánto debe de pesar la bolita que se hace de cada buñuelo?

Entre 70 y 75 gramos.

¿Cuánto aceite debe contener la paila?

Debe haber tanta cantidad de aceite que tape completamente el tamaño del buñuelo en el caso de que no flotara. El buñuelo nunca podría rozar contra la pared inferior de la freidora. Tiene que tener espacio suficiente para flotar.

No sirve una freidora completamente nueva, ¿por qué?

Los expertos consultados dicen que una paila nueva puede echar a perder una producción de buñuelos. La freidora perfecta es esa que ya logró adherir alguna capa de aceite después de varios usos.

La temperatura del aceite

Cuando el aceite está muy caliente, el buñuelo se estalla, sale con chichones, se deforma. Para probar que la temperatura es la adecuada se echa un pequeño buñuelo, que debe salir rápido y no reventarse. Ahí es cuando es el momento. La temperatura debe ser media. Si el aceite está frío el buñuelo sale blandito y se llena de grasa.

¿Por qué se explotan los buñuelos?

Sucede cuando el aceite está muy caliente. O porque se le echa demasiada azúcar a la mezcla.

El factor polvo de hornear

El exceso de polvo de hornear hace que el buñuelo se queme muy rápido por fuera y que no se cocine lo suficiente por dentro. El polvo es el que le da el volumen en tamaño al buñuelo, el que hace que el buñuelo salga esponjado por dentro. Si se le aplica más de la medida, el buñuelo sale muy brilloso.

¿Cómo hacer para que no quede grasoso?

Generalmente el buñuelo queda muy grasoso cuando la masa queda muy blandita (aguada) y se le echa polvo de hornear en exceso. Como el queso contiene una gran cantidad de grasa, si se le agrega más de lo debido, el buñuelo comienza a generar cráteres, la masa se abre.

¿Cuánto tiempo dura un buñuelo en el aceite?

De 10 a 15 minutos.

¿Por qué quedan los buñuelos demasiado blanditos?

Cuando no se echa a la masa más azúcar de la reglamentaria, el buñuelo da una consistencia perfecta, es decir que sale seco pero al mismo tiempo esponjoso.

¿Por qué giran los buñuelos?

Al entrar en contacto con el aceite caliente, la masa comienza a quemarse en la parte de abajo, por lo cual se expande, se llena de aire. Arriba entonces el buñuelo se torna más pesado y esa es la razón por la cual gira.

¿Incide el estado de ánimo en la confección del buñuelo?

Los expertos dicen que no si se lleva a cabo la fórmula exacta. Distinto sucede con la preparación de la avena. ¿La razón? Asuntos de agüeros.

¿Cuándo se sabe que un buñuelo ya está listo?

Cuando el buñuelo deja de girar y su color es dorado. Además, al pasar la cucharona se siente que el buñuelo está duro.

Créditos

Periodista:
José Guarnizo

Editor Multimedia:
Jose Barrera

Ingeniero Front End:
Yamil Lasso

Agradecimiento:
La casa del pandebono

Video:
Andrés Barajas