En imágenes: ¿Cómo prefiere verlas?

Diez guerrilleras de las FARC se quitaron el uniforme, y se dejaron retratar con armas y sin ellas, para ilustrar su tránsito a la vida civil después de la firma de la paz.

Original Image
Modified Image

Yiceth

Una combatiente de las Farc de apenas 18 años de edad, ha pasado cuatro años de su vida en la guerrilla. Ahora que el conflicto ha llegado a su fin, su deseo es desmovilizarse para terminar el bachillerato y estudiar enfermería. Las fotos con uniforme y fusil y vestida de civil y desarmada fueron tomadas en un campamento de la guerrilla en las selvas de Putumayo.
Foto AP / Fernando Vergara

Original Image
Modified Image

Yuri Rentería

Lleva cuatro años en las filas de las Farc. La firma del Acuerdo le permite ahora soñar con una vida fuera de la guerra que libró desde el frente 32 de la guerrilla. Mientras espera su desarme en una selva de Putumayo, ya hace planes de estudiar ingeniería.
Foto AP / Fernando Vergara

Original Image
Modified Image

Rubiela

De 32 años, forma parte del frente 49 de las Farc y ha pasado los últimos diez años de su vida con un fusil al hombro. Su anhelo tras desmovilizarse es inscribirse en una universidad para estudiar odontología.
Foto AP / Fernando Vergara

Original Image
Modified Image

Johana

Tiene 19 años, de los cuales seis han transcurrido en las filas del frente 32 de las Farc. Mientras posa para la sesión fotográfica, cuenta que quiere entregar las armas y volver a la vida civil para estudiar enfermería.
Foto AP / Fernando Vergara

Original Image
Modified Image

Derly

Nueve años de su vida ha pasado Derly en el frente 49 de las Farc. Hoy, con 24 años, el proceso de desmovilización que se avecina tras la firma en Cartagena le permite tener una ilusión: mudarse a la ciudad para estudiar medicina.
Foto AP / Fernando Vergara

Original Image
Modified Image

Carolina

Acaba de llegar a la mayoría de edad, pero su militancia de tres años en el frente 49 de las Farc la ha hecho vivir más violencia que la mayoría de los mayores de 18 años en Colombia han experimentado. Su plan ahora es desmovilizarse y estudiar ingeniería.
Foto AP / Fernando Vergara

Original Image
Modified Image

Yeimi

Tiene 23 años, pero lleva diez de ellos con un fusil al hombro en las filas del frente 48 de las Farc. En las selvas de Putumayo, ella ya se alista para un cambio definitivo en su vida: el desarme. Una vez logre hacerlo, dice ella, su sueño es especializarse en sistemas.
Foto AP / Fernando Vergara

Original Image
Modified Image

Diana Marcela

Tiene 28 años, pero más de 13 dedicados a la lucha en las filas del frente 48 de las Farc no le han permitido siquiera terminar el bachillerato. Ahora que el conflicto termina, no solo quiere cumplir esa meta, sino también estudiar fotografía.
Foto AP / Fernando Vergara

Original Image
Modified Image

Sofía

Tiene un sueño que, ahora, podría empezar a volverse realidad. Quiere dejar su fusil, salir de la selva e ir a una ciudad para estudiar Derecho. El primer paso para conseguirlo será decirle adiós al frente 49 de las Farc, en el que estuvo seis años, y desmovilizarse.
Foto AP / Fernando Vergara

Original Image
Modified Image

Mayerli

Entró a los 14 años a las Farc, justo en el momento en que el gobierno y la guerrilla comenzaron a negociar el fin del conflicto. Hoy acaba de llegar a la mayoría de edad y ahora puede hacer planes fuera del frente 32. Tras desmovilizarse, quiere formarse como enfermera.
Foto AP / Fernando Vergara