Revista Semana

Especiales Semana:
Tratos Salvajes

Fauna Silvestre

Tratos Salvajes

Texto: Paula Doria

Fotos: Diana Rey Melo

deslice

Isabel Gaitán cuida animales salvajes hace 13 años en el Centro de Fauna Silvestre de Bogotá, un lugar por donde pasan miles de especies que han sido víctimas de tráfico ilegal, el tercer delito más rentable del mundo.

Desde hace 13 años, Isabel Gaitán cuida animales en el Centro de Recepción y Rehabilitación de Fauna Silvestre de Bogotá. Está en un cuarto que tiene el nombre de “neonatos”. Allí hay primates y aves recién nacidos. De una jaula saca a dos guacamayas deshilachadas. En vez de plumas se puede ver su piel desnuda y rosada. Isabel les da un batido especialmente preparado por zootecnistas con una sonda. Las guacamayas cacarean y estiran su cuello lo más que pueden para pegar su enorme pico a la manguera por la que por ahora obtienen su alimento.

—¿Están heridas?

—No, no. Solo que hace poco nacieron, deben tener dos meses y es normal que se vean así. Antes estaban más peladas. Las cogieron de sus nidos para venderlas en el mercado negro. Las rescatamos.

ver más

Fauna Silvestre

ocultar

Nombre Científico:
(Ara ararauna)


Dentro de poco a estas pequeñas aves les crecerán plumas rojas, verdes, azules, amarillas. Su plumaje las hace atractivas para las personas a las que les gusta tener animales exóticos y rentables para los traficantes de fauna silvestre. Pero estos animales no son los únicos que están en riesgo en Colombia.

La Policía Nacional, a través de sus diferentes unidades operativas, ha incautado 34.873 especímenes de fauna entre enero de 2018 y febrero de 2019. Las más incautadas son reptiles (77 por ciento), aves (16 por ciento) y mamíferos (18 por ciento). Y los departamentos donde más se trafica son Sucre (15.981), Córdoba (2.593) y Cesar (1.913).

Según le dijo la Policía Nacional a SEMANA el modus operandi del fenómeno criminal en el país ha tenido mutaciones. Para evadir las acciones de las autoridades han pasado de vender los animales en plazas de mercado o zonas de comercio de mascotas a lugares aledaños a las ciudades. Las promocionan a través de catálogos que contienen fotos con las especies que ya tienen listas o que pueden encargar. También las ofrecen en redes sociales.

ver más

Fauna Silvestre

ocultar

Nombre Científico:
(Cebus albifrons)

Para su transporte, los traficantes ponen a los animales botellas plásticas, envases de detergentes, tubos de pvc, cajas de cartón e incluso en antiguos rollos fotográficos y así pasar desapercibidos por los controles policiales. A algunas aves les lastiman las alas para que no puedan volar, a las tortugas las enrollan en cintas. Algunas loras las amarran a los rines de las llantas, las pintan y las someten a todo tipo de maniobras para hacerle el quite a las autoridades. Se estima que por las torturas que tienen que pasar los animales en el transporte, solo sobrevive el 30 por ciento. Aun así, el negocio sigue siendo rentable.

El Departamento de Estado de Estados Unidos asegura que el tráfico de vida silvestre, la caza ilegal, el tránsito, el comercio y la venta de estas especies generan entre 10.000 y 26.000 millones de dólares al año para las redes criminales transnacionales. Y la directora general de Zoológicos y Vida Silvestre de Ciudad de México, Claudia Lewy Sánchez, afirma que el tráfico ilegal de especies es el tercer negocio ilícito más rentable del mundo.

ver más

Fauna Silvestre

ocultar

Nombre Científico:
(Forpus conspicillatus)


A algunas aves las lastiman para que no puedan escaparse y así venderlas en el mercado negro.

Colombia, por ser una de las naciones más ricas en biodiversidad, es uno de los países donde más se trafica fauna silvestre. Y Bogotá, por ser la ciudad donde convergen personas de varias regiones y el punto más frecuente para salidas internacionales, se ha convertido en una de las ciudades donde más se transportan especies de este tipo.

El tráfico de fauna silvestre se sanciona en el país con multas que van desde 5 salarios mínimos legales vigentes hasta 5.000. Además, puede recibir penas de 4 a 9 años de cárcel. Sin embargo, según reconocen las directivas del Centro, los procesos judiciales de estos casos casi nunca prosperan y se quedan en la impunidad.

ver más

Fauna Silvestre

ocultar

Nombre Científico:
(Mustela putorius)

En la habitación de neonatos hace calor. La temperatura está regulada por un calentador para que los animales estén en condiciones térmicas adecuadas. Les controlan la luz y la humedad. Así es en cada una de las habitaciones del centro. Quienes entren al lugar deben hacerlo con un traje hermético y tapabocas. Parece que el aire no está, no corre. Pequeños primates mueven con desespero las rejas de sus jaulas y hacen un ruido estridente.

Las aves cacarean y un búho con plumaje blanco y marrón mira con ojos inmensos y sorprendidos. Es el único en silencio.

ver más

Fauna Silvestre

ocultar

Nombre Científico:
(Cebus albifrons)

Allí Isabel cuenta que su contacto con los animales empezó hace muchos años. Creció en una finca en Sasaima, Cundinamarca. Sus padres tenían gallinas, cerdos, vacas y pollos. “Lo que yo hacía era colaborar ordeñando las vacas, recogiendo los huevos de las gallinas, limpiando a los cerdos”, dice ella.

De todos los animales que había en su casa, su relación más estrecha fue con Cindy, una pastor alemán que le regalaron cuando era pequeña. “Ella siempre me esperaba a la salida del colegio, siempre estaba a mi lado —dice Isabel— pero a los cuatro años un día se recostó cerca y ahí quedó. Fue la experiencia más triste porque ella para mí era muy especial”.

Más adelante Isabel se casó y decidió irse a Bogotá. Estaba buscando trabajo y una amiga la recomendó para que cuidara animales silvestres. Desde entonces no ha parado. “Mi labor es hacer limpieza de todos los animales, alimentarlos y ayudar a su rehabilitación para que puedan ser liberados”, explica.

ver más

Fauna Silvestre

ocultar

Isabel Gaitán
Cuidadora del Centro de Fauna Silvestre de Bogotá

A Isabel le dicen “la mamá” porque se encarga de cuidar a los más pequeños. Cada dos horas les da alimento y a algunos asustadizos, y dependiendo de la especie, los pone en su pecho para que sientan calor. Pero a medida que van mejorando tiene que alejarse de ellos: “Mi cariño me lo guardo dentro de mi corazón, no se los puedo demostrar ni hablándoles ni acariciándolos. La idea es que ellos se desacostumbren al contacto humano, porque generalmente los humanos que se les acercan es para hacerles daño”.

ver más

Fauna Silvestre

ocultar

Nombre Científico:
(Ara ararauna)

Hace poco, la Secretaría de Ambiente logró la captura en flagrancia de un hombre que tenía en su poder 69 animales silvestres: una boa constrictor, 58 tortugas hicoteas y 10 tortugas de la especie Morroco.

ver más

líderes sociales en Colombia

“Ver llegar especies en forma masiva es lo que más me duele. Es como si quisieran barrer la naturaleza”, dice Isabel.

Cuando llegan al centro les hacen una hoja de vida. Son examinados y luego pasan a cuarentena. Si superan esta etapa, van a algunas de las zonas para empezar el proceso de rehabilitación. Algunos pueden parecer simples como el de los animales que se acostumbraron a comer alimentos de humanos y su dieta fue modificada, pero a veces estos son condenados al cautiverio pues no pueden volver a su hábitat natural: no se acostumbran y tampoco son recibidos en bioparques o zoológicos. Ese es el caso de Juan, el único primate del Centro de Fauna que tiene nombre. Llegó por entrega voluntaria al lugar, sus dueños se aburrieron de tenerlo y cuando no sabían qué hacer lo entregaron. El problema es que Juan nunca se pudo adaptar a la vida salvaje. Lleva 16 años en cautiverio.

ver más

Fauna Silvestre

ocultar

Nombre Científico:
(Cebus albifrons)


Este primate llegó al centro de Fauna Silvestre de Bogotá hace 16 años. Fue tal el maltrato que está condenado al cautiverio por el resto de sus días.

Ana Carolina Falla, directora del centro, dice que muchas personas que tienen en su custodia fauna silvestre piensan que no tiene nada de malo darle comida de humanos. Pero una nutrición desbalanceada fue lo que condenó a una tortuga morrocoy a que su caparazón no creciera y ahora no pueda moverse con facilidad. Estará condenada a estar en el centro de fauna hasta que muera.

Y es que acostumbrar a un animal silvestre a vivir como un humano también es maltrato animal. “Los humanos pensamos que lo mejor para ellos es que vivan como nosotros, pero ellos no son como nosotros. Nunca las condiciones en cautiverio van a ser las apropiadas para un animal silvestre”, explica Falla.

ver más

Fauna Silvestre

ocultar

Nombre Científico:
(Chelonoidis carbonarius)


A la tortuga de la izquierda se le presentó una malformación en su caparazón debido a que sus dueños no sabían cómo alimentarla. Nunca podrá moverse de forma natural y jamás se verá como las de su especie (derecha).

Tomar fauna silvestre, según los biólogos del instituto, no solo tiene efectos negativos para los animales, sino también para el ecosistema. Algunas de las especies están en peligro de extinción y por este crimen podrían desaparecer definitivamente. “Los animales tienen una función ecosistémica, son un componente de la biodiversidad, son dispersores de semillas, polinizadores, reguladores de plagas (…). Al traficarlos les estamos haciendo daño no solo a ellos, sino a nuestro propio planeta”, dice Victoria Eugenia Perea, médico veterinario.

El costo no es solo el sufrimiento de los animales. Según Johana Izquierdo, Coordinadora del centro, reciben al menos 15 animales silvestres diarios por tres motivos principales: incautación, rescate o entrega voluntaria. En este momento hay 827, de los cuales 585 se tendrán que quedar allí el resto de su vida. El costo de operación del centro para su cuidado es de 167 millones de pesos, aparentemente bajo, pero como algunos son residentes permanentes, la inversión tendrá que extenderse hasta que este fenómeno de tráfico y tenencia de fauna silvestre se detenga.

ver más

Fauna Silvestre

ocultar

Ana Carolina Falla
Directora del Centro de Fauna Silvestre de Bogotá

En esos 13 años cientos de animales silvestres han pasado por las manos de Isabel. De todos ellos recuerda en especial a un zaino, un jabalí que con solo escucharla corría a su lado. Ella le construyó un encierro (jaula) grande para que estuviera a sus anchas y cada día iba a sacarlo para que tomara el sol. Era la única que podría lograr que saliera y entrara de nuevo a su jaula. Terminó en un bioparque porque nunca estuvo lo suficientemente preparado para volver a su hábitat natural.

ver más

Fauna Silvestre

ocultar

Nombre Científico:
(Falco peregrinus)

Después de una valoración completa por los expertos, de un estudio genético pueden establecer cuál es su hábitat y cuándo pueden volver. A sus 45 años Isabel está segura de que su mayor satisfacción ver que los animales regresan a su hábitat natural: “Casi todas las semanas devolvemos animales. Lloro de la felicidad de ver que van a ser libres, pero a veces me entra una angustia por si van a lograr valerse por sí mismos”.

ver más

Fauna Silvestre

ocultar

Nombre Científico:
(Nasuella olivacea)