Un libro es

un tesoro...

…y cada hoja un pan de oro, dice el refrán popular. Algo similar deben estar pensando los funcionarios de la Biblioteca Nacional que desde el 5 de octubre de 2013  hacen el primer inventario de la historia de esa institución.

 

La misión está en manos de un equipo de 143 expertos que trabajarán hasta mediados de 2014. Revisarán cada libro, detectarán problemas y asegurarán que cada tomo quede registrado. El fin es determinar exactamente cuántos libros componen el acervo y establecer un sistema único de clasificación. Se calcula que la colección abarca 2.600.000 tomos y cerca de 45.000 volúmenes de prensa. La nueva directora de la Biblioteca, Consuelo Gaitán, coordina la compleja ejecución.

 

Esta es una selección de algunos hallazgos curiosos.

Recogiendo pistas

En Los poemas de Virgilio, apareció una hoja de una planta y una esquela a puño y letra del sacerdote y botánico José Celestino Mutis. Es probable que este llevara el libro durante su expedición botánica en el siglo XVIII y que la hoja fuera una muestra que quería conservar...

Cuervo turista

El filólogo Rufino José Cuervo aprovechaba su vida en Europa para viajar por el continente. En una guía turística sobre el Tirol dejó pasajes de tranvía de Ginebra y Zúrich. En un libro sobre el Rin, un boleto de entrada a un museo alemán. Y en uno del lingüista Selomoh de Oliveyra, una factura de una librería.

Édgar Delgado, coordinador de procesos técnicos de la Biblioteca Nacional, explica las dificultades en el proceso de inventario.

La buena fortuna

En el libro Fábulas del español Félix María Samaniego, Marco Fidel Suárez, que gobernó Colombia entre 1918 y 1921, dejó dos objetos con los que aparentemente solía marcar todas sus lecturas: una flor de pétalos claros y un trébol de cuatro hojas.

¡Vaya favorcito!

En la Biografía de hombres notables de Hipano-América apareció una carta, que en septiembre de 1893 el director de la Biblioteca de Carabobo, de los entonces Estados Unidos de Venezuela, le envío a Jorge Isaacs, autor de la famosa María. “Rogándole se digne contribuir”, le hacía una petición atrevida: que le donara sus libros.

Camilo Páez, coordinador de colecciones de la Biblioteca Nacional, habla de los hallazgos y su valor simbólico.

Saludos de la inquisición

En un libro de la biblioteca de los jesuitas, se encontraban las notas de un estudioso que quería saber qué pecados la Iglesia consideraba que debían ser castigados por la Inquisición. El texto estipula que quien tuviera marcas en las manos o cierto tipo de sueños debía ser investigado por los inquisidores.

Transcripción

 

Casos reserbados a el Arzobispado de S.ta Fe

 

1. Matar voluntariamete a alguno, o herirle gravemente a traición, o en sagrado

 

2. Cometer pecado actual de desonestidad en la Iglecia, o hurtar alguna cosa de ella q sea de valor

 

3. Hacer ¿?, o conjuros, o poner otro qual quier medio p.a ver, o habla al demonio o mover a otroque lo haga por el o lo consulte

 

4. Hacer libelos infamatorios, fixarlos, echar los, publicarlos: lo cual así mismo prohibimos con pena de excomunión ipso facto incurrenda

 

5. Qualquiera q hase maleficio o echicerias con cosas sagradas. Y usar para cosas torpes de oraciones y en salmos y en ¿? sin licencia y aprobación (¿?).

 

6. Ordenarse por salto o sin reverendas de sus prelados, o no teniendo la edad su ficiente q manda el derecho

 

7. El pecado del insesto o con pariente espiritual

 

Transcripción

 

8. Jurar falso de hacer escrituras falsas en perjuicio de parte

 

9. Casarse clandestinamente, o sin la solemnidad que manda el Concilio Tridentino, en presencia del cura, o engañándole, o contra su voluntad lo qual prohibimos con pena de excomunion mayor (late sententie ipso facto incurrenda)

 

10. No pagar diesmos, ni primicias enteramente como se debe.

 

11. No aver confesado, ni recibido el sacra mento del altar a su tiempo cuando manda la Iglesia

 

12. Los que teniendo sus mujeres en España han estado acá tres años sin licencia de ellas con necesidad que les escuse y acá el apartarse la mujer de su marido o el marido de la mujer, sin consentimiento o causa legitima o parecer de sus confesores.

 

------------------------------------------

 

Casos reservados a la Inqon

 

1. Sueños

2. Rayas de las manos visando de ellas

o consultando a lo que visan de ellas

Carlos Arango: Diseño y montaje interactivo y multimedia   |   Diego Llorente: videógrafo