Page 121

ESPECIAL RIO MAGDALENA

“Estamos a la orilla del río Magdalena, la única carretera acuática que atraviesa el país, y tenemos que verla como un elemento clave para el desarrollo”. Otra de las divisiones de Coremar es la 121 Tanks, y la cuarta posición de atra-que en muelles. Con una inversión de 105.000 millones de pesos se habilitaron dos supertanques con capacidad combinada para 350.000 barriles y una infraestructura de pri-mer nivel para recibo y despacho de hidrocarburos por carrotanque, bar-caza y barco. Esta planta manejará, a futuro, 2,5 millones de barriles. Hoy, está preparada para recibir refinados de hidrocarburos y también podría recibir crudo y productos negros. Son más de 180 hectáreas que acondiciona Coremar en la ribera oriental del río. En 2015 la inversión ascendió a 29.000 millones de pesos en el nuevo muelle multipropósito, 5.200 millones en equipos portua-rios para toda la carga especializada y otros 7.000 millones de pesos para adecuar patios en 4,5 hectáreas. “El objetivo siempre ha sido hacer realidad un clúster multipro-pósito en lo portuario e industrial, que incluya lo que hoy es el Clúster de Palermo: una terminal marítima, en el siglo XIX fue el camino de acceso más importante para viajeros y mercancías. una zona franca, un parque indus-trial, una terminal de líquidos, e incluso áreas para ensamble y pre-ensamble para los megaproyectos que se requieran río arriba, como las nuevas expansiones de las refinerías en Barrancabermeja”, destacó el gerente general de Palermo Socie-dad Portuaria, Ricardo Román. Por la calidad de los servicios que ofrece, Palermo se ha conso-lidado como un referente de exce-lencia en la costa Caribe. Román afirma que esto se debe, principal-mente, a la aceptación y el voto de confianza de los clientes: el puerto les otorga facilidades para que acce-dan y encuentren soluciones rápidas a sus necesidades, atendiendo reque-rimientos logísticos con eficiencia y modernización. El gestor de todo este sueño, Saverio Minervini, fundador del grupo Coremar, considera que el clús-ter es un gran motor de empleo, con mucho trabajo directo, que vincula mano de obra de la zona, por lo que la ciudadela industrial es incluyente en lo social y económico. “Lo bueno es que estamos a la orilla del río Magdalena, la única carretera acuática que atraviesa el país, y tenemos que verla como un elemento clave para el desarrollo. No podemos seguir satisfaciendo necesi-dades de carga únicamente con camio-nes, sino usando esta arteria fluvial. El río es una necesidad urgente de desa-rrollar”, sentencia Minervini. OPERACIONES INNOVADORAS unidad de negocios off-shore, enfocada en ofrecer soluciones logísticas con in-fraestructura propia para las operaciones costa afuera. En esta unidad de negocio se destacan las inversiones realizadas por la compañía en un barco de sistema de posicionamiento dinámico (DP2), que lleva la bandera colombiana y es único en el país. foto: cortesía coremar RÍO ABAJO: BAJO MAGDALENA


ESPECIAL RIO MAGDALENA
To see the actual publication please follow the link above