Page 45

ESPECIAL RIO MAGDALENA

Con oferta cultural El río Magdalena ha sido eje del desarrollo de Colombia. A través de su recorrido se expandió el progreso económico y territorial del país. A su alrededor, además, se han tejido tradiciones culturales y atrac-tivos turísticos que representan una nueva alternativa productiva para los pobladores de los municipios ribereños. Cundinamarca, especialmente, cuenta con grandes ofertas en mate-ria turística y cultural alrededor del Magdalena. Girardot, ubicado en su orilla, brinda a los turistas un reco-rrido que inicia en el embarcadero, localizado en un islote de piedra lla-mado Isla del Sol, desde donde par-ten lanchas con visitantes que en el trayecto descubren la importancia y belleza del río. En el viaje les cuen-tan historias de mitos y leyendas popularizadas a través de los años. La leyenda del Mohán, por ejemplo, es una de las más represen-tativas de la región. Los pescadores lo describen como un personaje cubierto de pelo, de uñas largas, travieso y que se burla de ellos robándose sus carna-das y anzuelos. Se habla también de la Madre Monte, una vigilante de la selva, corpulenta y vestida con hojas, musgo y un sombrero verde; de la Madre Agua, una joven que supues-tamente atrae a los niños al río, hip-notizándolos y haciéndolos delirar; y del Hombre Caimán, la Llorona, la Candileja y la Patasola. Estas historias, transmitidas por generaciones, son un tesoro inmaterial. Por eso, la Gobernación, a través del Instituto Departamental de Cultura y Turismo (Idecut) ha adelantado programas que poten-cializan a Cundinamarca como un departamento líder en oferta turís-tica y cultural. “A pesar de las condiciones difíciles que presenta el departamento El Parque de Bolívar, en Girardot, es ejemplo de las tradiciones culturales del departamento. en cuanto a la poca infraestructura en torno al río en materia turística, hay lugares interesantes, que sin tener un gran desarrollo, pueden visitarse en Cundinamarca en todo el tramo del río, vinculados a su gastronomía y a su cultura, a la danza, a los mitos y las leyendas”, asegura Jorge Emilio Rey, gobernador de Cundinamarca. Precisamente, la gastronomía de los municipios ribereños cundi-namarqueses es una de las grandes apuestas. La oferta gira alrededor del pescado, principal fuente econó-mica de las comunidades. Entre los platos típicos están el viudo de capaz, servido en hojas de plátano, acom-pañado de consomé, yuca, arroz y plátano; el bagre, el bocachico, la cachama, el capitán carpa, la cucha o coroncoro, la mojarra dorada, la mueluda o chango, el nicuro, el pacora, el pataló, el pavón, la raya, la sabaleta, el salmón, la tilapia (roja o negra) y la trucha. La producción de café, panela y banano también enriquece la cocina local. De otro lado, las fiestas tradi-cionales abundan en Cundinamarca. En junio, Puerto Salgar hace el Fes-tival de Música Colombiana Apo-linar Criales y Apulo, el Festival Regional de Danza Folclórica. En octubre, Girardot realiza el Reinado Nacional del Turismo. No todo en las poblaciones de Cundinamarca cercanas al río gira en torno al transporte fluvial y a cómo hacerlo más competitivo; sus valores tradicionales y riqueza cultural también las representan ante el país. foto: juan carlos sierra / revista semana 45


ESPECIAL RIO MAGDALENA
To see the actual publication please follow the link above