Page 53

ESPECIAL RIO MAGDALENA

RÍO ABAJO: ALTO Y MEDIO MAGDALENA 53 presentaron grupos de música tropical, popular, vallenata y reguetón. El apogeo que en los años ochenta trajo a Puerto Triunfo su ubi-cación estratégica –la Autopista de Medellín a Bogotá cruza por allí– se vio minado por el retroceso que tra-jeron el narcotráfico, la violencia y el paramilitarismo. Hoy se plantea como un territorio propicio para el turismo aprovechando las aguas cristalinas que lo rodean y su original oferta hotelera. Un ejemplo es El Viejo Oeste, primer hotel temático y de turismo sos-tenible en Puerto Triunfo, construido en gran medida con la chatarra que quedaba en las orillas del río Magda-lena. Es un oasis entre las montañas que conducen a Doradal. Todo lo que la gente desechó en algún momento en el río fue a parar a las manos de Jaime Ruiz, quien conjuró su gusto por lo rústico con la idea del viejo oeste nor-teamericano. Resultado: un espacio confortable y divertido que ofrece 17 cabañas para recibir a 80 turistas. Pedazos de carro, cajas fuertes, escopetas, relojes y hasta las ruedas originales del ferrocarril que venía de Santa Marta a La Dorada tienen espacio en cada una de las habitacio-nes de este icónico lugar. Su cocina, sus jacuzzis y sus cabañas guardan una o más historias. Como dice Milena García, gerente general del hotel: “La intención es armar un rompecabezas con lo que nos deja la región”. Otro de los sitios que hacen de Puerto Triunfo un punto estratégico para el turismo es el Hotel Campo-verde. En 62 habitaciones que ocupan 2.500 metros cuadrados se recibe a todo tipo de huéspedes: desde camioneros que esperan el amanecer para seguir su trayecto, hasta turistas que lo eligen para descansar en su travesía hacia los parques y ríos. La apuesta por lo turístico en Puerto Triunfo no es un capricho de algunos empresarios. Viene justificada por la pureza de sus ríos, el óptimo estado de su fauna y flora, y el apoyo de los entes municipales. Algo que confirma Madeline Arias, alcaldesa del municipio: “Nosotros aquí tenemos riqueza ecoturística, ecoambiental y, sobre todo, riqueza humana”, asegura. NUEVA NÁPOLES Para quitarle a la Hacienda Nápoles El hotel El Viejo Oeste aprovechó elementos que quedaban a orillas del río para construir su oferta sostenible. foto: jorge serrato el estigma de lo que significó ser parte del patrimonio del narcotraficante más buscado del mundo, desde Medellín llegaron recursos a Puerto Triunfo para dar un giro de 180 grados y con-vertir esa pesada carga en un atractivo turístico. De ese modo, en mayo de 2007 comenzó su adecuación y el 25 de diciembre de ese mismo año abrió al público. Hoy, el Parque Temático Hacienda Nápoles recibe 12.000 turis-tas cada fin de semana, lo cual hace que sea el más visitado de la región. De las 3.000 hectáreas originales, utiliza apenas 1.600, donde aprovecharon lo que ya existía para resaltar el concepto jurásico y construyeron un museo y una réplica de las cataratas Victoria de Zim-babue con el fin de otorgarle un com-ponente africano. En el parque se nota esa inten-ción de usar el peso de la historia para cambiarla. O en esos términos se refiere Oberdan Martínez, jefe del lugar, cuando dice que proyectos de esta envergadura deben ser ejemplo nacional para enten-der la reconciliación con el territorio. “Esta región, gol-peada por el delito hace unos años, demuestra que se pue-den superar esos proble-mas para potencializar la economía del municipio”, afirma. Como es de esperarse, muchos llegan atraídos por la curiosidad acerca del capo Pablo Escobar. De hecho, hay un Museo Memorial, ubicado en lo que fueron las pesebreras, donde reposa la parte oscura de la historia. Pero, quie-nes quieran conocerla, deben esperar: primero están el Acuasaurus, el Octo-pus, el Lago de los Hipopótamos, la Sabana Africana, el Santuario de Fauna y el Río Salvaje. “Esperamos que en ese punto ya se les haya bajado el morbo”, asegura Martínez. En dos hoteles y una zona de camping trabajan 2.500 personas. Cua-tro veces al año, el parque dona a la Alcaldía la taquilla con el fin de que la gente más pobre del municipio pueda visitarlo. Un ejemplo más que materia-liza la máxima que sustenta una valla dentro del lugar: “Y el país sobrevivió”. Puerto Triunfo lo confirma. Alcaldesa de Puerto Triunfo, Madeline Arias Giraldo. foto: cortesía alcaldía puerto triunfo


ESPECIAL RIO MAGDALENA
To see the actual publication please follow the link above