Page 55

ESPECIAL RIO MAGDALENA

55 ha llegado la hora de mirar el río. “Nosotros tenemos el ADN de ser puerto. Vamos a volver a los años cuarenta, cincuenta, sesenta y parte del setenta, cuando Barrancabermeja fue reconocido como el principal puerto multimodal del país”, dice. Las apuestas están en las pro-yecciones del gobierno nacional que indican que el transporte por el Magdalena disminuye en 40 por ciento los costos que se pagan por tierra. “No queremos convertirnos en puerto de transferencia, quere-mos ser un puerto de transforma-ción; por ejemplo, transformar ali-mentos para la industria avícola, que importa 5 millones de toneladas de cereales al año; también hay gran-des oportunidades para la industria de autopartes. Daremos estímulos tributarios a las empresas que se establezcan acá y generen empleo”, agrega el alcalde Echeverri. DEL MAGDALENA A LA RUTA DEL SOL Lo que hoy se observa en el puerto es impresionante: remolcadores con seis barcazas cargadas hasta con 7.200 toneladas “que sustituyen a 225 camiones que harían una fila de cinco kilómetros si los ponemos uno detrás El año pasado se movilizaron por el puerto de Impala, en Barrancabermeja, 381.511 toneladas de carga. de otro”, como lo dijo el presidente Juan Manuel Santos en noviembre de 2013 al anunciar las obras del río y del muelle. Dos grandes proyectos viales complementarios al puerto están en ejecución: la Gran Vía Yuma, por 330.000 millones de pesos, y la autopista 4G Yondó (Antioquia)- Barrancabermeja-Bucaramanga, por valor de 1,6 billones, incluida en el Contrato Plan Santander, fir-mado en 2013, y que deberá estar lista en 2020. “Yuma son 30 kilómetros de doble calzada para unir la arteria terrestre más importante, la Ruta del Sol, con el río Magdalena, justo donde está la refinería de Ecope-trol. desde tiempos precolombinos ha sido una ruta desde y hacia el interior de Colombia. La obra estará en diciembre de 2017”, expresa Félix Jaimes Laspri-lla, secretario técnico del Proyecto, financiado por Ecopetrol, la Gober-nación y la Alcaldía. Esas vías reducirán el tiempo de viaje entre Barrancabermeja y los principales mercados: a Bogotá, de ocho a cinco horas; a Medellín, de siete a cuatro horas y media; y a Bucaramanga, de dos a una hora y 15 minutos. Para el gobierno, esos aho-rros significan millones de dólares de ganancias para la economía del país. Adicionalmente, en los últimos cua-tro años se invirtió en la moderni-zación del aeropuerto Yariguíes, de Barrancabermeja. Para Pilar Contreras, presi-dentaejecutiva de la Cámara de Comercio de Barrancabermeja, el transporte multimodal significaría también un ahorro ambiental impor-tante. “La carga debe ser repartida en distintos modos de transporte, así el país consigue ahorros y los empresa-rios se animarían a elegir el río”, dice. PACÍFICO Y CARIBE, UNIDOS Estas carreteras se unen al puente Guillermo Gaviria Correa, sobre el río Magdalena, inaugurado hace diez años para conectar a Barrancaber-meja con Yondó, y que hace parte de lo que los técnicos llaman ‘canal seco’, entre el Golfo de Maracaibo (Venezuela)-Cúcuta-Bucaramanga- Barrancabermeja-Yondó y el Pací-fico colombiano, en el Chocó. Sin duda, el panorama es muy prometedor para esta ciudad ribe-reña, la nueva meca de la logística del transporte multimodal, aunque quedan varias tareas pendientes, según lo reconocen las mismas auto-ridades: reactivar el ferrocarril, cuya línea está entre el río y la Ruta del Sol; desarrollar el turismo de Barran-cabermeja, alrededor del Magdalena y sus hermosas ciénagas; potencia-lizar la agroindustria del Magda-lena santandereano con cultivos de palma, cacao y caucho, y consolidar la paz en esta municipalidad que fue azotada por la violencia durante muchas décadas, heridas que aún no se han cerrado del todo. Dos grandes proyectos viales complementarios al puerto están en ejecución: la Gran Vía Yuma y la autopista 4G Yondó-Barrancabermeja- Bucaramanga. foto: javier mancera / sin esquinas producciones


ESPECIAL RIO MAGDALENA
To see the actual publication please follow the link above