El presidente de la República ha tenido un último mes agotador, movido y convulsionado. Su viaje a Estados Unidos para chequeos médicos, el galardón del premio Nobel y la audiencia con el Papa Francisco y el ex presidente Álvaro Uribe lo han convertido en un protagonista estelar de la comunidad internacional, pero también lo han alejado de las más importantes coyunturas nacionales. Así han sido sus jornadas.